Por Fabián Lebenglik pagina 12 martes 4 de junio 1991

Galería Alvaro Castagnino- Harrods,

La galería de animales melancólicos que pinta diana Aisenberg, con brillo plateado, resulta fuertemente evocativa.la pintura n puede dejar de exhibir un costado kitch, que sería el modo como se autoriza a si misma a examinar la propia sensibilidad y el romanticismo de sus imágenes, para volverlos burlones.
Los felinos y cabras soñadores repiten expresiones de nostalgia, ante una bruma que difumina sus recuerdos o los fija en un largo texto en primer plano, también evocativo. En el caso de Dos mil veintinueve, una serie de cifras, traza os sintéticos años de la artista, nacido en 1958y que supone no pasar del 2029. Un cuadro necrológico, tan melanco como corrosivo, que habla del futuro en pasado.
Los cuadros tienen la huella de homenajes privados, en algunos casos explícitos, a Katherine Mansfield, en otros cifrados.

2029